Problemas pastorales con sus soluciones bíblicas

David E C Ford

Los siguientes fueron publicados originalmente en Ayuda Pastoral y son editos por el autor

 

Pornografía
Homosexualidad
Participación en Facebook
Cómo formar líderes
Apóstoles contemporáneos
Preparación de sermones
Salario pastoral
Pluralidad de pastores
Mujer en el ministerio
La mujer profesional
Sábado o domingo
Instrumentación musical
Membresía en la iglesia local
Donaciones a misiones






 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué pasos se recomiendan al líder o pastor para rescatar a un hermano/a adicto a pornografía?

 

Pasajes clave para el pastor.

Observa el siguiente orden cuando estés aconsejando al hermano/a:

1.            Convencer al  hermano/a de que la pornografía es pecado

Mt.  5:28;  Ro.  1:27;  Col.  3:25
La sexualidad es un don de Dios; dentro del matrimonio es una bendición, fuera de ello es una desgracia. Aunque la persona sea hermano/a en Cristo,  si no sigue fiel a Cristo,   el resultado será terrible.  Piensa en el caso de Judas Iscariote.

2.            Persuadir al hermano/a al arrepentimiento

Mr.  1:15;  Ap.  2:5
El tiempo de los verbos en Mar. 1:15 es presente indicativo y llevan un sentido continuo.  Es decir,  creer y seguir creyendo.   Arrepentirse y seguir arrepentido.   Fe y arrepentimiento no son experiencias sólo para el  punto de la conversión, son experiencias diarias.

3.            Explicar al hermano/a que debe dejar la pornografía

Col.  3:5;  2Ti. 2.22;  Ef 4.22,  25,  27;
Pablo usa palabras como dejar, desechar y eliminar.   Para salir de la pornografía hay que huir de la ocasión de verla o de pensar en ella.   No se debe dar lugar al diablo (Ef 2:27).  Puede ser algo concreto; como no estar cerca de la tienda o frente al computador.

4.            Ayudar al hermano/a  a reemplazar la pornografía por lo bueno
Ef 4:24;  Col 3:10,14;  Fil.  4:8
Pablo dice:  ponerse el ropaje de la nueva naturaleza o vestíos del nuevo hombre.  Es un intercambio:  dejar la pornografía y en su lugar poner a Cristo.  En lugar de meditar sobre pornografía,  se debe meditar sobre las cosas buenas  (Fil.  4:8).   Con el tiempo haciendo esto,  vencerá la addición, y ganará una vida mucho mejor.

 

¿Cómo aconsejar a una familia cristiana que debe relacionarse con un miembro/pariente que abiertamente dice ser homosexual?

Esto es un asunto muy delicado.   Para solucionarlo es importante observar cómo nuestro Padre celestial trata al homosexual.   Esto implica:

Misericordia y paciencia
 La Biblia dice: “…todos han pecado y están privados de la gloria de Dios” (Ro.  3:23).    Cualquier individuo es un pecador y Dios es misericordioso y paciente para que se arrepienta (Ro. 2:4).  De igual manera debemos mostrar nuestro acercamiento al homosexual.   Este demanda comprensión tal vez por años.

Oración e información
 Por supuesto oramos por la persona, porque solamente Dios sanará el corazón del pecador (Jn. 16:8; Stg.  5:16-20).       Pero también el Espíritu Santo actúa a través de la Palabra (Hch 2:37) porque él es el Espíritu de verdad (Jn. 15:26).   Entonces es necesario que la persona sepa los datos bíblicos frente a su estilo de vida.   La Biblia muestra que la homosexualidad es muy ofensiva a Dios (Gn.18:23-32; Ro. 1: 27; 1Co.  6:9).

Apoyo de la familia y de la iglesia
La familia es la base de ayuda mutua.  Dios creó a Eva para soportar a Adán (Gn. 2:20-22).    El apoyo familiar es natural.   Pero también dentro del cuerpo de Cristo hay personas o organizaciones que ayudan: “… estoy seguro de que ustedes mismos rebosan de bondad, abundan en conocimiento y están capacitados para instruirse unos a otros” (Ro.  15:14).

Confiando que Dios es justo y el que justifica
 No debemos ponernos locos de preocupación porque es Dios quien juzgará a la persona:   “todos comparezcamos ante el tribunal de Cristo” (2Co. 5:10).   También si la persona se arrepiente existe la seguridad de que él es perfecto en Cristo: “Dios es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en Jesús” (Ro.  3:26; Sal. 103:12).  

Entonces seguimos en confianza sabiendo que: “somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Ro.  8:37).

 
¿Qué principios de las Escrituras pueden recomendarse al líder o pastor para instruir a su congregación acerca de una participación cristiana correcta en las redes sociales, tales como Facebook,  Twitter, Myspace?
Es un don de Dios

Dios es nuestro creador y el hacedor de lo que nos rodea.   Como Pablo dice,   "todo es de ustedes" (1Co. 3:22).   Podemos aprovechar de los beneficios de la naturaleza, la música y también la tecnología, incluso las redes sociales en Internet.   La oportunidad de participar en ellas y comunicar con otras personas es un don de Dios.

Existen peligros para el cristiano

Pablo dice,  "Todo me está permitido, pero no todo es para mi bien" (1Co. 6:12).    Como con cualquier cosa en el mundo existen peligros para el cristiano,   los cuales son:

El robo del tiempo.    Pablo también dice: "aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos" (Ef. 5:16). El tiempo corre cuando estamos frente al computador, y a veces es malgastado.
Estar expuesto al engaño.  Por su naturaleza Satanás es un engañador, "que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero" (Ap. 12:9 cp.  Gn.  3:1-7).   Él está activo en Internet y en las redes sociales engañando hasta los cristianos. Entonces hay que tener cuidado, especialmente en las relaciones con el sexo opuesto.
¡Hay una relación social todavía mejor!

A veces los apóstoles escribieron a gente que no conocían personalmente (Ro.  1:10). Pero reconocían que la mejor relación con alguien no es a distancia sino cara a cara: "Aunque tengo muchas cosas que decirles, no he querido hacerlo por escrito, pues espero visitarlos y hablar personalmente con ustedes para que nuestra alegría sea completa" (2Jn. 1:12 cp.  3Jn. 1:13,14; Ro.  15: 23, 24, 28).   Mejor es buscar relaciones cara a cara que por Internet.

 

¿Qué consejos prácticos se pueden impartir a un pastor joven para formar líderes en su congregación local?  ¿Cómo identificar líderes potenciales para formarlos bíblicamente?

Lo mejor para el pastor joven es aprender de Jesús y su manera de formar líderes. 

1.            Los líderes acompañan al pastor 
Cristo "Designó a doce, a quienes nombró apóstoles, para que lo acompañaran" (Mr. 3:14 cp. Lc. 8:1). Esto era lo más básico de su entrenamiento. Por medio de la compañía permanente experimentaban de primera mano las acciones y predicaciones de Jesús.  En el tiempo de los Hechos,    Bernabé tenía como compañero a Pablo (Hch. 13:2, 4, 7) y luego Pablo estaba acompañado por Timoteo (Fil. 2:22) y por Silas (Hch. 15:40). 

2.            El pastor instruye a sus líderes.
  
Cristo a veces estaba sólo con los 12, y él "comenzó a enseñarles" (Mr. 8:31).  En otros lugares leemos que "Jesús tomó aparte a los doce y les dijo..." (Lc. 18:31 cp Mt. 11:1;,  20:17;  26:20).   En Juan, los capítulos 13-16 indica que Cristo se dio tiempo para instruir a los doce en una forma exhaustiva.    Por supuesto ellos hicieron muchas preguntas a su pastor principal:   "Cuando se quedó solo, los doce...  le hicieron preguntas" (Mr. 4:10).

3.            El pastor ora por sus líderes
 
Cristo particularmente oró por sus discípulos.   La oración más detallada que tenemos de Jesús está consignada en Juan 17.    Una tercera parte de esta oración es por sus discípulos (Jn. 17: 6-19).   Al nivel personal,   Pedro experimentó la importancia de las oraciones de Jesús: "Pero yo he orado por ti, para que no falle tu fe" (Lc. 22:32).

4.            Los líderes aceptaron responsabilidades

En el inicio de su programa de misiones Jesús   "envió a estos doce con las siguientes instrucciones: 'No vayan entre los gentiles ni entren en ningún pueblo de los samaritanos" (Mt. 10:5 cp. Mr. 6:7) y subsecuentemente leemos que "Los doce salieron y exhortaban a la gente a que se arrepintiera" (Mr. 6:12).  Aunque Jesús sabía las debilidades de sus apóstoles,   todavía dio a ellos la oportunidad y responsabilidad de participar en la promulgación del evangelio. 

Del ejemplo de Jesús como entrenador se puede identificar los pasos para elegir líderes potenciales.   Ellos son personas:

Con algo de habilidad natural para liderazgo
Personas como Pedro y Juan por sus personalidades y mentes tenían dones naturales de liderazgo.  También, Pablo y Bernabé eran hombres de habilidad en liderazgo antes de ser convertidos (Hch. 11:22-24; 22:3).  

Con la gracia de Dios en su vida y la palabra en su mente 
Pablo instruye a Timoteo: "Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad." (2Ti. 2:15 cp. 1 Ti. 3:1-13; Tit. 1:5-9).  Aunque un hombre posee dones naturales, es esencial que conozca personalmente el amor de Dios en su alma.  

Que se encuentra en el tiempo oportuno
"¡Quién sabe si no has llegado al trono precisamente para un momento como éste!" dijo Mardoqueo a la tierna reina Ester (Est. 4:14).    La iglesia apostólica buscaba a tiempos particulares sus nuevos líderes (Hch. 13:2, Tit.  1:5).   La providencia del Padre celestial muestra su voluntad en la llegada de nuevos líderes para la iglesia de su Hijo.  

 

¿Qué perspectiva deben tener los Cristianos acerca de los apóstoles contemporáneos?

 

El cristiano debe tener una perspectiva bíblica acerca de los apóstoles contemporáneos:

Apóstol es literalmente alquien enviado
La palabra en griego es "apostolos" que viene del verbo "mandar", entonces lleva el sentido de alguien mandado. En este sentido cada creyente es un apóstol. "… ningún siervo es más que su amo, y ningún mensajero (apostolos) es más que el que lo envió" (Jn 13:16 cp. Heb. 13:1).

Apóstol en el sentido general es un mensajero del evangelio
La misión del "apostolos" en el Nuevo Testamento es llevar el evangelio: "en cuanto a los otros hermanos, son enviados (literalmente apóstoles) de las iglesias, son una honra para Cristo". (2Co. 8:23). Por eso, a veces la palabra apóstol está acompañada con la palabra profeta: "Les enviaré profetas y apóstoles" (Lc. 11:49 cp. Ro. 1:5).

Apóstol en el sentido especial es uno de los doce.
 Hay un grupo particular que Cristo escogió para iniciar la iglesia primitiva y él puso el nombre apóstol sobre ellos. Después de orar toda la noche Cristo "… llamó a sus discípulos y escogió a doce de ellos, a los que nombró apóstoles" (Lc. 6:13). Después Pablo recibió este título también (Ro. 1:1).

El mensaje apostólico es la base de la iglesia.
 Los 12 apóstoles tenían autoridad porque llevaron la enseñanza y práctica de Cristo. Por medio de este mensaje muchos se convirtieron y la iglesia fue constituida: "…edificados sobre el fundamento de los apóstoles y los profetas, siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular" (Ef. 2:20). El Nuevo Testamento fue escrito por apóstoles o sus compañeros.

Entonces en el sentido bíblico los apóstoles contemporáneos existen en:

-       La vida misionera de cada cristiano.

-       El mensaje vivo del Nuevo Testamento.

-       La base doctrinal y práctica de cada iglesia de Cristo.

 

¿Cuáles son los pasos imprescindibles que el pastor o líder debe implementar en su tarea de preparación de sermones?

Los pasos básicos y esenciales para cualquier sermón son los siguientes:

1.         Oración
 Lo notable del ministerio del Hijo de Dios fue su tiempo en oración.   Típicamente leemos: “Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó, salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar” (Mr. 1:35 cp   Lc. 5:16; 6:12; 9:28; 18:1; 22:44).  El predicador debe oar por luz sobre el texto, por que el Espíritu esté acompañando el mensaje y por su propia humildad.

2.         Pensar en la congregación
. El sermón debe conectarse con la realidad de los oidores.  ¿Cuáles son sus necesidades, sus problemas y sus preocupaciones?  Los sermones de Pablo fueron diferentes cuando predicó a los judíos, a los gentiles o al Rey Agripa (Hch 13:13-41; 17:2-31; 26:2-29).   Cristo entendía las necesidades de sus oyentes cuando les instruía en el Sermón del Monte (Mt.  5-7).

3.         Estudiar el texto sin uso de comentarios
 Aunque los comentarios bíblicos son muy útiles, se usan para el final de la preparación.   Inicialmente el texto mismo debe ministrar al predicador.   Pedro predicó sin preparación en el día de Pentecostés porque desde antes el mensaje de Jesús y los profetas habían tomado posesión de su mente (Hch.  2:14-36). Las canciones de María (Lc.  1:46-55) y de Zacarías (Lc 1:67-79) indicaron que son personas que meditaron sobre el texto bíblico.

4.         Hacer preguntas al texto

Cuando hay una interacción entre el texto y el predicador, él está más animado en la predicación.  Por ejemplo, al preparar un sermón sobre los evangelios hay que inquirir: ¿Por qué Mateo escogió este evento para incluirlo?  ¿Cómo nos persuade Juan para creer en Cristo?  ¿Cuál es el punto principal de la parábola?   En las cartas de Pablo hay que reflexionar: ¿Cómo es el argumento? ¿Qué es importante para el apóstol?

 

¿Qué principios bíblicos deben conjugarse para determinar el salario pastoral?

 

Adecuado para el ministerio tiempo completo 
Pablo a veces tenía que sostenerse a sí mismo: "… estas manos se han ocupado de mis propias necesidades" (Hch 20:34 cp. 18:3).    Pero esto no era normal para él: "El Señor ha ordenado que quienes predican el evangelio vivan de este ministerio" (1 Co. 9:14).   Usualmente es mejor para la iglesia que el servicio pastoral sea de tiempo completo:"No está bien que nosotros los apóstoles descuidemos el ministerio de la palabra de Dios para servir las mesas"   (Hch. 6:2).

Suficiente para las necesidades 
Cristo y los apóstoles recibieron apoyo de unas hermanas en la fe para las necesidades de la vida (Lc. 8:3); Pablo recibió sustento de los hermanos de Macedonia y de Tesalónica (2Co 11:9, Fil. 4:16).   Estas necesidades incluyeron cosas como comida, acomodación y transporte.

Algo razonable para su labor 
El salario pastoral no debe ser tan pequeño que no concuerde con la demanda del trabajo.  En cuanto a sus misioneros, Jesús dice: "… el trabajador tiene derecho a su sueldo" (Lc.10:7). Pablo explica que: "El trabajador merece que se le pague su salario" (1Ti 5:18).  Lo que es razonable depende de los costos locales y los salarios típicos en la sociedad.

El pago más grande: el gozo del Señor 
A veces Pablo sufrió en su cuerpo (2 Co.  6:8-10; 11:25-27), es criticado (1 Co. 4:9; Hch. 22:22) y se preocupa por la iglesia (2 Co.  11:28) pero testificaba  "… aparentemente tristes, pero siempre alegres; pobres en apariencia, pero enriqueciendo a muchos; como si no tuviéramos nada, pero poseyéndolo todo" (2 Co.  6:10 cp. 1 Co.  3:12-14;  Mr.10:29-30;  Mt.25:21). El pastor sirve por razón del llamado de Dios y no para ganancia personal: "… trabajamos día y noche para no serles una carga" (1Ts.  2:9). Pero tambien puede decir: "en medio de todas nuestras aflicciones se desborda mi alegría" (2Co. 6:4).

 

¿Debe haber un predicador único o principal ocupando el púlpito en la iglesia local?  ¿Qué principios deben seguirse para establecer la voz principal del púlpito cuando hay una pluralidad de pastores?

Leemos en la Biblia:

Un rebaño con un pastor
La palabra pastor o el verbo pastorear ocurre 24 veces en el Nuevo Testamento. En cada ocasión lleva la idea del rebaño con su pastor.  “Yo soy el buen pastor; conozco a mis ovejas, y ellas me conocen a mí” (Jn. 10:14) y "habrá un solo rebaño y un solo pastor" (Jn 10:16 cp 1P. 2:25)   Es decir, normalmente en la iglesia hay un pastor con su rebaño.

Hay una pluralidad de ancianos
 “Te dejé en Creta para que pusieras en orden lo que quedaba por hacer y en cada pueblo nombraras ancianos de la iglesia (Tit 1:5).  Los ancianos tienen la responsabilidad de gobernar la iglesia.  Cada iglesia tenía un número o conjunto de ancianos.

Los ancianos pastorean el rebaño
Pablo dice a los ancianos de la iglesia de Efeso:  ”Tengan cuidado de sí mismos y de todo el rebaño sobre el cual el Espíritu Santo los ha puesto como obispos para pastorear la iglesia de Dios” (Hch. 20:28 cp. v.17).  Entonces los ancianos también hacen el trabajo de pastorear en la congregación.

El pastor tiene la responsabilidad de predicar

Uno de los ancianos funciona como predicador y profesor en la congregación,   “Los ancianos que dirigen bien los asuntos de la iglesia son dignos de doble honor, especialmente los que dedican sus esfuerzos a la predicación y a la enseñanza. (1Ti.  5:17).    Es decir, usualmente alguien conocido como el pastor o pastor principal, lleva esta responsabilidad.

Entonces, quien es reconocido como el pastor principal debe ser el predicador principal en la iglesia.  Los demás líderes tienen responsabilidades pastorales, sea con jóvenes o como asistentes del pastor principal.  El pastor principal está en su oficio por ser la persona con dones notables en predicar y enseñar la Palabra. Él es parte del cuerpo de Cristo, lo cual es la manera de que Dios expresa su amor a nosotros en este mundo (1Co. 12:12-31 cp. 13:1-13).

 

¿Qué posiciones ministeriales puede la mujer ocupar en la iglesia de acuerdo con la Biblia?  ¿Cuál debe ser la participación de la mujer en las reuniones de la iglesia?

Según la Biblia la mujer puede ocupar las siguientes posiciones ministeriales:

Fortalecedora de la obra
Especialmente la mujer ministra en la iglesia para soportar y proveer a otros.  Esto ha sido desde la creación:   "No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada" (Gn. 2:18) y ha persistido en la obra de parejas en la iglesia:  "Priscila y a Aquila, mis compañeros de trabajo en Cristo Jesús" (Ro. 16:3). Es notable que Cristo y los apóstoles recibían apoyo esencial de mujeres:  "Juana… Susana y muchas más que los ayudaban" (Lc. 8:3).

Diaconisa.
Aunque parece que la diaconía es un rol solamente para hombres (1Ti. 2:11-13) encontramos: "…nuestra hermana Febe, diaconisa de la iglesia" (Ro. 16:1 cp 1Ti. 2:11-13).  La palabra para "diaconisa" indica la idea de "sierva" o ayudante de otros en necesidades (Ro. 16:2).

Profesora 
Pablo da un ejemplo de este rol:   "A las ancianas… Deben enseñar lo bueno y aconsejar a las jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos,   a ser sensatas y puras, cuidadosas del hogar, bondadosas y sumisas a sus esposos, para que no se hable mal de la palabra de Dios" (Tit. 2:3-5).   El servicio didáctico de la mujer, usualmente entre otras mujeres, jóvenes y niños es esencial para el bien de la iglesia.

Profeta
En ambos testamentos hay referencias de mujeres como profetas:   "…una profetisa llamada Débora" (Jue. 4:4); "una profetisa, Ana" (Lc. 2:36); "Felipe el evangelista…  tenía cuatro hijas solteras que profetizaban" (Hch. 21:8-9). 

 

Es probable que el oficio de profeta hoy esté cumplido en la persona que predica la Palabra.   Esto implica que a veces es válido a la mujer dar un mensaje público.   Aunque normalmente es la responsabilidad del varón (1Ti. 3:1-2).


¿Qué participación deben tener las mujeres en el mundo profesional?  ¿Deben los padres criar a sus hijas para dedicarse a ser amas de casa o permitirles desarrollar una carrera y trabajar profesionalmente?

Hay mujeres en la Biblia de alta posición en la sociedad y la iglesia:

Algunas gobernaban o influenciaban a naciones:  

Débora, “…gobernaba a Israel…” (Jue. 4:4)

Reina de Sabá quien visitó al Rey Salomón (1R.10:1-13)

Reina Ester, “¡Quién sabe si no has llegado al trono precisamente para un momento como éste!” (Est. 4:14) 

Sara, “…madre de naciones, y de ella surgirán reyes de pueblos.” (Gn. 17:16)

Rebeca y su influencia sobre Jacob (Gn. 27:5-31)

Algunas eran notables en sus habilidades e inteligencia:

La mujer ejemplar, "Calcula el valor de un campo y lo compra; con sus ganancias planta un viñedo... Se complace en la prosperidad de sus negocios, y no se apaga su lámpara en la noche" (Pr.  31: 16, 18), 

Abigail, “…una mujer bella e inteligente…” (1S. 25:3)

Lidia, “…vendía telas de púrpura.” (Hch. 16: 14)

Algunas eran de alto servicio en la iglesia:

Febe, “…diaconisa de la iglesia de Cencreas.” (Ro.16:1) 

Pérsidia, “…ha trabajado muchísimo en el Señor.”  (Ro.16:12)

Priscila con Aquila, “…compañeros de trabajo en Cristo Jesús.”  (Ro.16: 3) 

Otras eran cruciales en el desarrollo de la humanidad y la iglesia:

Eva, “…la madre de todo ser viviente.”  (Gn. 3:20)  

Rut la bisabuela del Rey David (Rt. 4:13-22)

María la madre del salvador del mundo (Lc 1:31)

Entonces podemos observar que Dios ha dado dones naturales a algunas mujeres para el beneficio de la sociedad humana.  Mujeres cristianas en adición a los dones naturales,   poseen por gracia dones espirituales para el mejor beneficio de la sociedad y también para el bien de la iglesia. 

Sería una pérdida si a las mujeres hábiles no les fuese permitido desarrollar sus carreras y trabajar profesionalmente.

 

¿Qué perspectiva debe de tener el cristiano acerca del domingo?   ¿Existe un día de reposo para el creyente Novo testamentario o es un asunto de preferencia personal?
El día de reposo es un don de Dios
“Al llegar el séptimo día, Dios descansó” (Gn. 2:2).   Esto implica que el día de descanso es algo normal en la creación (Éx. 20:8-11 cp. Gn. 2:14-15) así como lo es el trabajo (Gn. 3:15) y la familia (Gn. 2:14). Es un don de Dios para el beneficio del ser humano “…yo, el Señor, les he dado el sábado” (Éx 16:29) y Cristo dijo: "El sábado se hizo para el hombre" (Mr. 2:27).

Las reglas ceremoniales sobre el sábado pertenecían al judaísmo
Dios dio a Israel como su nación, reglas morales, ceremoniales y civiles.   Las ceremoniales y las civiles tenían que ver con el culto y prácticas de la sociedad.   Por ejemplo reglas sobre esclavos (Éx. 21:1-11) o la protección de propiedades (Éx. 22:1-15).   Las ceremoniales tenía que ver con el culto y diferentes tipos de ofrendas (Lv. 1-7).   Durante el tiempo intertestamental los judíos introdujeron sus propias leyes adicionales (Mr.  7:5), especialmente sobre el sábado.  Con el resultado de que Jesús mismo fue acusado de quebrantar la ley (Jn. 5: 9, 10, 18).

Las reglas morales pertenecían a cristianos
El concepto del día de reposo lleva la idea de descanso y adoración a Dios.   Es comparable como los mandamientos de honrar a los padres o no matar,   que son válidos para todo tiempo (Éx. 20:8-13 cp.  Mr. 7:9-13; Mt. 5:21-22).    Por motivo de la resurrección de Cristo el día de reposo ha cambiado desde el sábado hasta el domingo (Ap. 1.10; Hch. 20.7).

Existe el domingo para el beneficio del creyente
Para el cristiano este día no es un día de reglas humanas para alcanzar a la salvación (Col. 2:16;  Gá.  4:9-10).   Más bien es el día del Señor (Ap. 1:10), el día de celebrar la resurrección (Jn. 20:1, 19) y de la venida del Espíritu Santo (Hch. 2:1).   Es un tiempo de renovación (Éx. 20:8-11), de bendición (Mt. 12:9-14) y una delicia (Is. 58:13).


¿Qué principios bíblicos pueden darse a favor o en contra de una instrumentación musical elaborada durante la adoración?

Hay cuatro preguntas para considerar:

¿Cuál era la parte más importante en el culto de la iglesia nuevotestamentaria?

Probablemente el culto de los primeros cristianos era algo parecido al culto en la sinagoga.  Santiago usa la palabra griega para sinagoga al describir el lugar donde los cristianos se reunían (Stg.  2:2).    La adoración en estos cultos estaba dirigida al Señor con énfasis en la Palabra de Dios.   Por ejemplo, Cristo,   “Enseñaba en las sinagogas” (Lc. 4:15-30) y Pablo escribió: “… dedícate a la lectura pública de las Escrituras, y a enseñar y animar a los hermanos” (1Ti. 4:13 cp. Col.  4:15-16).

¿Cómo cantaron los primeros cristianos?

Mayormente los primeros cristianos cantaron los Salmos y unos himnos cristianos:”Anímense unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales”   (Ef.  5:19, 1Co. 14:26, Col 3:16-17).   No es seguro si usaron instrumentos de acompañamiento en la sinagoga o en la iglesia. Después de la primera Cena del Señor es probable que Cristo y los discípulos cantaran sin acompañamiento (Mt. 26:30 cp. Hch. 16:25).

¿Qué usó el Espíritu Santo para influenciar las emociones?

El culto y los cánticos fueron centrados en la Palabra, por ese motivo, las emociones de los primeros cristianos estuvieron influenciadas por lo que entendían: “… orar con el espíritu, pero también con el entendimiento; cantar con el espíritu, pero también con el entendimiento (1Co.  14:15). El Espíritu actúa con la Palabra (Hch. 2:37; 10:44).

¿Cuál es el servicio de la instrumentación musical?

Las canciones son una expresión poética de la Palabra en adoración a Dios.    Como Cristo enfatiza: “… los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad” (Jn 4:23 cp.  Hch.  2:42). Si está presente la elaboración musical, que esté solamente con el propósito de apoyar esta Palabra.

 

¿Existe la verdad de la membresía bíblica en la iglesia local?  ¿Qué principios y verdades deben de considerarse para una doctrina balanceada de dicha membresía?

El Nuevo Testamento no nos proporciona información sobre prácticas detalladas de la iglesia.  No sabemos la hora del culto, la forma de los servicios, ni tampoco si existían reglas para la membresía. Y esta es la razón por la quedebemos ajustar este tipo de cosas según nuestro contexto local.  Pero hay unos principios evidentes para la membresía de la iglesia:

Emplea un sistema para reconocer miembros de la iglesia
Pasajes que tratan sobre la cuestión de disciplina (Mt. 18:17, 3 Jn. 1:10) indican que había un cuerpo de personas como iglesia.  También hay 75 referencias a la palabra “iglesia” en el Nuevo Testamento, la mayoría a una iglesia local con gente reconocida como miembros.

Hay un nivel básico de conocimiento de Cristo para ser un miembro
Por ejemplo, el carcelero en Filipo (Hch. 16:32) recibió instrucción fundamental de Pablo antes de su bautismo. No era un curso avanzado, pero con la información suficiente para ser un cristiano y estar reconocido como miembro de la iglesia.  Véase Mt. 16: 16-18; 1Jn. 4:2.

La fe en Cristo es esencial para la membrecía 
Pablo dice que es necesario confesar con la boca y creer en el corazón para ser salvo (Ro.  10:9).    Es decir, saber datos acerca de Cristo no es suficiente,   la persona debe experimentar una confianza en él como su salvador.  Véase Jn. 20:31, Heb. 11:6.

La conducta cristiana muestra la validez de fe en Cristo 
Una persona puede decir que es cristiano.   ¿Pero cómo se sabe si es verdad?   Cristo dijo que por el fruto, o la conductael cristiano verdadero es conocido   Mt 7:19-21.   Los que son aptos para ser miembros lo muestran en su manera de vivir.  Véase 1Co. 1:2; Jn.  15:1-5.

 

¿Cómo considerar donaciones hechas a misioneros y organizaciones caritativas? ¿Debemos dar solamente nuestras ofrendas a la iglesia local?
En el mundo del Nuevo Testamento no existían organizaciones misioneras ni instituciones caritativas aparte de la iglesia local. Pero hay unos principios evidentes sobre la cuestión de a quien es legítimo ofrendar.

Generalmente entregamos nuestras ofrendas a la iglesia local
Por supuesto, esta era la costumbre en la iglesia primitiva: “El primer día de la semana, cada uno de ustedes aparte y guarde algún dinero conforme a sus ingresos.” (1Co. 16:2 cp. Hch. 2:45; 4:34-35).

Los líderes de la iglesia local son responsables de la distribución de fondos
Leemos que los ancianos y los diáconos colaboraron con fondos para obras caritativas o a misioneros: “Según los recursos de cada cual, enviaría ayuda a los hermanos que vivían en Judea. Así lo hicieron mandando su ofrenda a los ancianos por medio de Bernabé y de Saulo” (Hch. 11:29-30 cp 2Co. 9:5, Hch. 6:1-4).

A veces es legítimo dar personalmente para las necesidades de alguien
Jesús mismo recibió el apoyo de unas mujeres para sus necesidades. Lucas dice que estas los “ayudaban con sus propios recursos” (Lc. 8:2-3).   Mateo explica que las hermanas que acompañaron a Jesús hasta la muerte fueron los que lo seguían “para servirle” (Mt. 27:55). Pablo también aceptó sustento de los hermanos de Macedonia (2Co. 11:9).

Decidimos a quien ofrendamos según nuestra fe

La decisión de donar a la iglesia local o a un misionero, o a una entidad paraeclesial, es una acción tomada según nuestra convicción personal. Como dice Pablo: “Y todo lo que no se hace por convicción es pecado” (Ro. 14:23), y "Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón" (2Co. 9:7). El resultado es que, “ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios” (1Co. 10:31).

David E C Ford

 

Editor en línea, Junta de Misiones, Edimburgo