VIDA Y OBRA DE GUILLERMO CAREY Y SU EJEMPLO PARA EL MINISTERIO PASTORAL HOY

TEOLOGÍA PASTORAL  

Presentado por:

LUIS FRANCISCO BERMÚDEZ C.

RICARDO CASTAÑEDA

WILMER RIBÓN

JOHN HENRY ROJAS

 

Presentado a:

DAVID FORD 

FUNDACIÓN UNIVERSITARIA SEMINARIO BÍBLICO DE COLOMBIA

MEDELLÍN, COLOMBIA

OCTUBRE 29 DE 2004

 

GUILLERMO CAREY

Cuando se mira hacia el pasado es sorprendente encontrar historias de hombres valerosos, intrépidos y decididos a realizar grandes empresas.  Historias en las cuales dichos hombres han dejado huellas tan importantes que aun perduran en nuestra época.  Leer sobre estos varones y en especial si son siervos de Dios son alicientes que nos deben inspirar a realizar grandes cosas. Podríamos mencionar a muchos, pero en esta oportunidad nos referimos a un hombre por el cual las misiones tomaron nueva vida, considerado como “el padre de las misiones modernas”.  Se trata de Guillermo Carey, quien en una oportunidad expreso en uno de sus sermones: “Espera grandes cosas de Dios. Procura grandes cosas para Dios [1]   Con palabras tan directas, sinceras y desafiantes como estas quien no toma la decisión de servirle al Dios es porque no tiene un claro sentido de pertenencia por la gran comisión.   

A continuación presentamos una breve descripción de la vida de Guillermo Carey resaltando aspectos como: Su vida personal, familiar, las labores que desempeño, en que contexto lo hizo y finalmente se realiza un análisis con los errores que cometió y se presenta una comparación de éste con algunos personajes de la Biblia.

Vida personal y familiar.  Nació el 17 de agosto de 1761 en Paulerspury, Inglaterra. Hijo de tejedor Ingles. Desde muy niño Guillermo tenía una mente muy abierta y creativa, procurando no dejarse limitar por las circunstancias. La tenacidad fue una de sus características predominantes desde la infancia. Era un excelente estudiante y asiduo lector.  Tuvo un notorio interés por coleccionar insectos, plantas y flores, que a la postre se convirtieron en un espacio de diversión cuando estuvo en la India.  Desde los dieciséis años se convirtió en zapatero y ejerció este oficio durante casi doce años. A la par que trabajaba como zapatero se dedicó a aprender varias lenguas y geografía universal, así como a conocer la Biblia. [2]   

El abuelo y el padre del pequeño Guillermo eran, respectivamente, profesor y sacristán (Iglesia Anglicana) de la parroquia.  De esa manera el hijo aprendió lo poco que el padre podía enseñarle.  Pero no satisfecho con eso, Guillermo continuó sus estudios sin maestro. [3]   Fue así que se capacitó en nuevo testamento y griego. 

Su interés en la geografía le dejo pasión por las misiones al extranjero. Una vez que empezó a desempeñarse como maestro mostró un interés asiduo por los países no cristianizados, se conmovía incluso hasta las lágrimas con esta situación. [4]   

En un comienzo su esposa Dorothy no apoyo su visión misionera, por temor a dejar la seguridad de su hogar, pero luego de tener a su cuarto hijo pudieron convencerla de acompañar a su esposo en tan grande empresa.  En su viaje a la India su familia sufrió grandes incomodidades, y al llegar la pérdida de uno de sus hijos de cinco años de edad desestabilizó mentalmente a su esposa.  Fueron tiempos difíciles y en los cuales cualquier otra persona hubiera desistido de su empeño por una tarea tan ardua, y es que no es para menos ya que después de siete años de trabajo aún no hubiera ni siquiera un solo indio convertido. La personalidad y carácter de Carey influyeron mucho ya que en una ocasión escribió “Puedo trabajar con tenacidad, puedo perseverar en cualquier empresa determinada.  A esto se lo debo todo.” [5]   Talvez este ejemplo impulso para que sus hijos más tarde le ayudaran en su ministerio (Traducción y predicación). Carey murió a la edad de 73 años en 1834. 

Contexto.  Tenía 18 años cuando un compañero le invitó a una reunión no anglicana y el sermón que oía hizo que entregara la vida a Cristo. Cuando después entendía que Dios le guiaba fuera de la Iglesia Anglicana obedeció, aunque le costaba [6]    Al darse cuenta Carey de que su conversión se había vuelto tan solo religiosidad, decidió tener  un acercamiento con grupos disidentes, sin vincularse a ninguna denominación sino  estando a la expectativa

de los resultados que arrojarían las discusiones religiosas que estaban de actualidad en la época (Calvinismo-Arminianismo) [7]   Tiempo después se vinculó con los bautistas y en 1783 fue bautizado por el doctor Juan Ryland.  En ese momento era un desconocido y poca atención le prestaban los líderes de la iglesia, pero lo que ellos no sabían era que estaban ante el padre de las misiones modernas. El siglo XIX fue un siglo de misiones al extranjero y de expansión al imperialismo occidental.

Según McBeth [8] algunos factores que influyeron en el interés misionero de Carey fueron: El gran avivamiento evangélico de Inglaterra, dirigido por Juan Wesley.  Éste último ayudó a romper las barreras del “Hiper-calvinismo” que con su creencia de la predestinación había bloqueado el trabajo misionero y el de los evangelistas.  Carey tenia un tío marinero que cada vez que venia a visitarlos les contaba historias sobre sus viajes, despertando con esto en Carey un interés y amor por otros países.   También Carey recibió los diarios de los hermanos Mayhew, Juan Elliot y David Brainerd, misioneros de los indios americanos; el de éste último en especial inspiró a Carey que lo consideraba como una segunda Biblia.

Pero se habla del trabajo misionero en la India, así que se hace necesario conocer un poco sobre la situación que vivía este país por aquella época.  Al respecto McBeth escribe: 

 

Durante décadas varias potencias europeas habían establecido cabezas de puente en este enorme país. El cristianismo era conocido en las ciudades costeras porque los misioneros protes­tantes habían estado en la India al menos desde el año 1705. Sin embargo estaba confinado a los euro­peos y había hecho poco impacto entre los nativos.

Todo el pueblo de la India estaba dividido en cinco castas sociales, con los brahamanes en la cima y descendiendo hasta el más humilde de los pel­daños de toda la escala social. A pesar de que en un principio algunos misioneros aceptaron este sistema de castas en las iglesias, Carey y su equipo renuncia­ron a él desde los comienzos. No se podía aceptar la continuidad de estas barreras artificiales en 1a iglesia donde se predicaba que todos debían ser uno en Cristo.

Pobreza, ignorancia y soledad eran las carac­terísticas de millones de habitantes de la India en 1793; realmente era una amalgama de varias tribus, idiomas y razas. La mayor religión era el hinduismo, aunque otras religiones eran practicadas. Dos trági­cas costumbres sociales (desde el punto de vista cris­tiano) habían tomado forma procedentes del hin­duismo; una era arrojar niños al Ganges como un ho­locausto al río sagrado, y la otra arrojar a las viudas a la hoguera donde era incinerado el marido fallecido. Carey tuvo la satisfacción de ver la abolición de estas dos terribles costumbres, como resultado de su cons­tante esfuerzo por conseguirlo durante casi cuarenta años. [9]

Labores principales.   Guillermo Carey fue una persona muy dinámica debido a la pasión que tenía por los perdidos.  Su carácter emprendedor y entusiasta lo llevó a realizar muchas cosas que dejaron huella importante en la vida de muchos, pero que perduran hasta el día de hoy.  Entre las labores desarrolladas por él podemos resaltar las siguientes,

1.         Participó en la fundación de la sociedad misionera Bautista 1792. Con esta misión se ofreció como voluntario para viajar a la India acompañando a un médico. La llegada de este equipo misionero a la India se da como la fecha de inicio del movimiento misionero moderno; no por ser el primero sino por la gran huella que dejó. Fue el padre de las misiones modernas, este titulo se debe a que llevó a cabo la transformación del pensamiento protestante a favor de las misiones en el extranjero.

2.         Escribió una obra titulada “Una investigación sobre el deber de los cristianos de usar medios para la conversión de los paganos”. Al principio no fue muy bien recibida. Quería que las ganancias por la venta de la obra se dedicaran a sostener una empresa misionera al extranjero. [10]

3.         La predicación del evangelio en todos los aspectos fue uno de los pilares de la misión de Carey, enviando a misioneros y predicadores a lo largo del territorio de la India conforme  alas condiciones locales lo permitían. 

4.         Se dedicó a plantar iglesias  a lo largo del territorio de la india.  Para esta labor preparó a otros que se encargarían de contribuir en este noble propósito.

5.         La traducción de la Biblia destacaba en la obra de Carey, y cuando moría en 1834 a la edad de 73 años, la Biblia entera, o partes de ella, habían sido traducidas e impresas en nada menos que 44 idiomas y dialectos. [11]

Convicciones.  Ya se ha dicho que carey era una persona muy decidida, lo cual nos lleva a pensar que sus convicciones eran muy fuertes.  Una persona con el carácter y personalidad de Carey no deja dudas en sus creencias; todo lo que hacia o decía era porque lo llevaba arraigado en su corazón, se enamoraba de las cosas primero y los luego las manifestaba con tanta pasión que los que estaban alrededor por mas que quisieran oponerse no lograban detenerlo. Entre las convicciones de Carey rescatamos las siguientes: [12]

1.         Su experiencia en la india le enseño que era mejor centrar su predicación en la muerte y resurrección de Cristo, que en señalar los errores del hinduismo.

2.         La centralidad de las Escrituras para la obra misionera.

3.         Respeto por las culturas nativas

4.         No fue sectario denominacional sino abierto a la posibilidad que otros pudieran participar en el entendimiento de la obra.

5.         Las misiones se deben sostener así mismas (Trabajo en una fabrica y como profesor de idiomas)

6.         Apoyó el ministerio femenino. Propuso que mujeres misioneras alcanzaran a las mujeres indias que eran relegadas de la sociedad

7.         Enfatizaba las virtudes de las personas sobre sus defectos (Motivador)

8.         Amante de la paz y la unidad

9.         Las consecuencias practicas de su teología y metodología, dejarían una monumental huella en todas las generaciones futuras, pues articulo de una manera eficaz una filosofía bíblica de las misiones y un programa transcultural

10.     Se traslado a Serampone, colonia danesa, base misionera con mejores perspectivas; hacia 1803 habían 25 convertidos bautizados (Después de 50 años, los convertidos llegaron a ser 700 aproximadamente)

11.     Adiestramiento de personas y contextualización del evangelio, en contra de los colonizadores que pretendían imponer su cultura

12.     Propuso reformas sociales en la sociedad India

13.     Durante las cuatro décadas de su ministerio en la India se organizaron muchos proyectos misioneros    

Relación con otros pastores. Pensar en el desarrollo de un trabajo tan amplio como el que desarrolló Carey sin la intervención de otros colegas no es posible. Carey formó parte de un cuerpo pastoral bautista al que en 1786 trató de convencer acerca de la importancia de la gran comisión. Esta posición fue ridiculizada, pues durante el siglo XVIII se pensaba que este era un mandamiento exclusivo para los apóstoles; además se pensaba que Dios usaría medios sobrenaturales para evangelizar al mundo.

Predicó sermones a sus colegas sobre la urgencia de predicar el evangelio, con el fin de motivarlos y despertar el interés en ellos por los países no cristianizados, logro que consiguió cuando un grupo de pastores decidieron apoyarlo.

Estando en la India dio apertura a un trabajo interdenominacional. En este sentido Carey no fue sectario, sino que dio apertura a que otros participaran en la extensión de la obra. 

Errores. Al leer sobre la vida de un hombre tan decidido e integro se podría asegurar que no tuvo errores, pero esto no es así, como todo ser humano tomo decisiones que afectarían en algo el desarrollo del ministerio y el crecimiento de su vida. Entre lo errores que cometió sobresalen los siguientes:

1.         Por su deseo de expandir el evangelio quiso realizar muchas traducciones de la Biblia por lo que algunas no fueron de muy buena calidad, lo cual llevó a realizar un trabajo adicional de revisión.

2.         Permitió en conjunto con la Sociedad misionera Bautista que el doctor Juan Thomas se hiciera cargo de los fondos de la misión, ya que a pesar de ser un hombre sincero tenía muchas dificultades al tomar decisiones sobre los negocios.  A las pocas semanas ya se había gastado hasta el último penique del fondo destinado para los gastos de un año.  Esto al comienzo desanimó mucho a Carey, pero gracias a su capacidad de perseverancia logro superarlo. [13]

3.         Otro error puede ser el hecho que no tuvo en cuenta a su esposa en la toma de decisiones.  Siempre sus decisiones estuvieron por encima de sus sentimientos hacia su esposa y sus hijos.  Su deseo era servirle a Dios así tuviera que abandonar a su familia.  

Comparación con alguien de la Biblia.  Al revisar la Biblia encontramos que Carey asemeja las características de varios de ellos, pero las más notorias son con los siguientes héroes bíblicos:

1.         Con relación a Jeremías, se puede apreciar su inicio del ministerio desde una época muy joven. Realizó un gran ministerio, actuó como mensajero fiel de Dios, tuvo que enfrentar diversos sufrimientos ministeriales y familiares, y además de ello tuvo oposición por parte de algunos en su ministerio.

2.         Con relación a Felipe, fue un gran evangelista, tuvo gran iniciativa para viajar, llevó el evangelio a muchos lugares. Y se dice que Felipe con su evangelización al etiope, dio origen a una iglesia cristiana que hasta hoy todavía existe. Carey También dejo frutos de su trabajo que perduran hasta hoy.

3.         Con relación a Pablo, fue un excelente misionero, su preocupación fue alcanzar a los perdidos para Cristo.  No escatimó esfuerzos en mantener la obra misionera y cuando vio la necesidad de buscar recursos trabajaba en otros lugares con le fin de buscar el sostenimiento personal y ministerial. 

Lecciones para el pastor colombiano.  Resulta muy interesante la vida de Carey, pero más aun cuando se afirma que su ministerio trasciende en la actualidad.  Las huellas que dejó este hombre de Dios son tan notorias que no podemos eludirlas.  Por tanto se puede pensar que en el contexto cristiano colombiano se requiere conocer de hombres como este que aportaron y pueden seguir aportando, así no vivan, al desarrollo y levantamiento de un trabajo serio y contundente en lo que se refiere a la evangelización de los perdidos.

Todo pastor o ministro de Dios debería presentar estas mismas características que mostró en su época Carey.  Nos referimos a su carácter decidido, a su perseverancia, a su sacrificio por buscar agradar a Dios en la obra que fue encomendada por él.  Es cierto que Colombia vive una situación muy difícil, con mucha violencia, desplazados y una situación económica precaria, pero  era una situación similar la que se vivía en la India en los tiempos de Carey.  El también encontró dificultades, se halló ante diversas pruebas pero siempre supo que era Dios quien lo había llamado y que era él quien lo respaldaría en todo lo que emprendiera.   

Ese amor por los perdidos es algo que se debe encarnar, se debe vivir, se debe manifestar en lo que se hace.  Una preocupación por prepararse para hacer una mejor labor y por preparar a otros para que aporten en el desarrollo del ministerio. Sin celos ministeriales, sino teniendo apertura para que otras denominaciones se unan a las grandes empresas que se puedan iniciar.  El trabajo en equipo es mejor porque se tendrá el apoyo en los momentos de dificultad.

Por último resta manifestar un enorme reconocimiento a la vida de un hombre tan valeroso y decidido como lo fue carey.

 

BIBLIOGRAFIA

                                                           

McBETH, Leon.  Hombres Claves en las misiones.  Trad. Manolita Ballaguer.  s.c: Casa Bautista de Publicaciones, 1980

 

WOODBRIDGE, John D.  Grandes Líderes de la Iglesia. Trad. Andrés Carrodeguas y otros. Miami: Vida, 1998. 

 

http://www.aguasvivas.cl/revistas/14/11.htm

 

http://www.ntmu.net/Impactos/impact23.htm

 

http://www.hermanosunidosencristo.org/biografias_3.htm

 

 

Se debe respetar la autoría del trabajo presentado en esta página Web por lo que su uso debe ser debidamente citado

 

 

 



[1] http://www.aguasvivas.cl/revistas/14/11.htm

[2] McBETH, Leon.  Hombres Claves en las misiones.  Trad. Manolita Ballaguer.  s.c: Casa Bautista de Publicaciones, 1980.  Pág. 88-89

[3] http://www.hermanosunidosencristo.org/biografias_3.htm

[4] TUCKER; Ruth. Guillermo Carey. Padre de las misiones modernas. En: WOODBRIDGE, John D.  Grandes Líderes de la Iglesia. Trad. Andrés Carrodeguas y otros. Miami: Vida, 1998. p. 308 

[5] Ibid., p.312

[6] http://www.ntmu.net/Impactos/impact23.htm

[7] McBETH, Leon. Op.cit., p. 90

[8] Ibid., p. 92-93

[9]    McBETH, Leon. Op.cit., p. 99-100

[10] TUCKER, Ruth.  Op. cit., p.308

  [11] http://www.ntmu.net/Impactos/impact23.htm

[12] TUCKER, Ruth.  Op. cit., p. 308-312

  [13] McBETH, Leon. Op.cit., p. 100-101